La importancia de firmar un buen contrato mercantil

El contrato mercantil: la seguridad para tu negocio

Las empresas a lo lago de vida profesional establecen diversas relaciones comerciales con otras entidades o personas, las cuales, en la mayoría de las ocasiones no son reguladas adecuadamente mediante la firma de un contrato mercantil. Ello es debido, en gran medida, a que en la cultura empresarial española no se otorga a esta figura legal la importancia que requiere, valorando su existencia como un mero trámite o formalismo a seguir en el inicio de una relación entre empresarios. No obstante, crear un documento acorde a las necesidades y objetivos marcados en vuestra empresa, con un clausulado claro y preciso, os ayudará a simplificar la relación con la otra parte y os ahorrará tiempo y dinero.

Además, conocer las reglas del juego empresarial os permitirá desarrollar vuestra actividad con mayor seguridad, lo que se traducirá en un servicio con mayores garantías. Es importante prevenir el surgimiento de problemas en vuestros negocios, por ello, contar con un profesional que defina el tipo de relación mercantil procedente, redacte un contrato acorde a las exigencias de esta y realice un seguimiento de su cumplimiento, optimizará la actividad de nuestra empresa y os evitará conflictos judiciales generados por problemas de interpretación.

Las cláusulas que debe incluir el contrato mercantil

Con la intención de ayudaros en la formalización e interpretación de vuestros contratos mercantiles, en este artículo os describimos de forma sencilla el clausulado básico que prácticamente todo acuerdo mercantil debe contener:

Definición de las partes:

Es una de las cláusulas más básicas. La validez del contrato dependerá de que la persona que lo firme esté legitimada para ello, ya sea en nombre propio o de una entidad. Por ello, es fundamental que tenga capacidad legal suficiente para firmar y obligarse.

Para comprobar este aspecto, deberéis solicitarle a la otra parte que os enseñe el poder notarial en el que conste su apoderamiento o bien, la escritura en la que conste como Administrador de la sociedad.

Objeto:

Es la cláusula esencial del contrato mercantil. En el objeto se define el tipo de relación u operación que las partes pretenden llevar a cabo.

Duración:

En necesario establecer un periodo de vigencia del contrato mercantil o el plazo en el que cada una de las partes deberá cumplir sus obligaciones. También resulta necesario determinar si existe posibilidad de prorrogar el mismo o si, por el contrario, la fecha de terminación es definitiva.

Obligaciones de las partes:

Dependiendo del tipo de contrato, cada una de las partes asumirá diferentes obligaciones. Por ejemplo, de forma sucinta, en un contrato de prestación de servicios, una de ellas se obligará a desarrollar una actividad y la otra, a dar un pago como contraprestación.

Es importante definir claramente las obligaciones principales y accesorias de cada una de las partes, ya que de lo contrario pueden desarrollarse conflictos.

Precio y forma de pago:

Todo contrato mercantil es oneroso, por tanto, deberá especificarse el precio a pagar por la prestación (incluyendo IVA u otros posibles impuestos), así como la forma y en su caso, plazos de pago.

Causas de resolución:

En este caso, en todo contrato mercantil deberán señalarse las circunstancias por las que cada una de las partes podrá desvincularse del contrato, ya sea por vencimiento del plazo de vigencia, por incumplimiento de la otra parte o por otras posibles causas acordadas (por ejemplo, por cambio del consejo de administración de la sociedad). También podrá establecerse algún tipo de penalización asociada al incumplimiento del contrato.

Legislación y fuero:

En ella se establece la ley a la que se somete el contrato mercantil y ante quién se resolverá cualquier conflicto que resulte derivado de la interpretación o cumplimiento del mismo.

En definitiva, estas son las cláusulas más básicas que cualquier tipo de contrato mercantil debería tener, si bien, cada relación profesional tiene sus propias particularidades, por lo que habrán de agregarse, según el tipo de negocio, cláusulas específicas que regulen de forma más completa dicha relación. Además, en todo caso, siempre es recomendable contar con el asesoramiento profesional adecuado, por ello, desde Everest Abogados, ponemos a tu disposición a un grupo de abogados expertos en contratos que analizarán tus necesidades y te ofrecerán la mejor solución posible.

 

Quedamos a su disposición

CONTÁCTENOS

Le agradecemos su confianza e interés por Everest Abogados.




    Centro de preferencias de privacidad

    Cookies imprescindibles

    Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas, si ya estás suscrito a nuestra newsletter, para reconocer el estado de tu sesión si la tuvieses y para servir más rápidos los contenidos.

    No se captura IPs ni siquiera para el servicio de Analytics así que tu visita es anónima.

    gdpr

    Publicidad

    Analytics

    _ga

    Terceros

    Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

    No se captura IPs ni siquiera para el servicio de Analytics así que tu visita es anónima.

    _ga, _gat, _gid